De todos los colores, el azul es el que más gusta. Sin profundizar en el tema, esta preferencia puede tener su origen en nuestro desarrollo evolutivo, al estar asociados a cielos despejados y agua limpia, cosas que son claramente positivas.

Sin embargo, científicamente hablando, el cielo no es realmente azul. No puedes tomar un trozo de cielo y molerlo para utilizarlo sobre un lienzo. Así que, a diferencia de ciertos rojos, marrones y amarillos, el pigmento azul no es tan fácil de obtener.

Al igual que ocurre cuando vas a hacer copias de llaves, que existen numerosos tipos y marcas, todos los azules se parecen, pero no son iguales. Los pigmentos azules tienen una rica historia de invención, comercio mundial y soluciones artísticas. Acá haremos un breve recorrido por los más populares.

Una breve historia del color azul

El azul egipcio

El azul egipcio fue el primer color producido sintéticamente, hacia el año 2.200 a.C., más o menos cuando se construyeron las Grandes Pirámides. Para crear esta tonalidad, los egipcios combinaban piedra caliza y arena con un mineral que contenía cobre (como la azurita o la malaquita)

Al calentar esta mezcla el resultado era un vidrio azul opaco, que podía triturarse, combinarse con claras de huevo, colas o gomas y convertirse en una pintura o un esmalte cerámico de larga duración.

Aunque el azul egipcio siguió siendo popular durante todo el Imperio Romano, su complejo método de producción cayó en el olvido a medida que salían al mercado nuevos azules.

El azul ultramar

A veces llamado “azul verdadero”, el ultramar se fabrica a partir de la piedra semipreciosa lapislázuli, que durante siglos sólo se podía encontrar en una única cordillera de Afganistán. Aunque los egipcios utilizaban la piedra, nunca descubrieron cómo hacer un pigmento con ella.

Cuando se purificaba, se obtenía un color azul potente, estable y resistente. Pero dado su elevado precio, el color se reservaba sólo para las figuras más importantes (como la Virgen María) y los encargos más lucrativos (como la iglesia).

Índigo o añil

El índigo es un tinte natural obtenido de una planta (el añil), que se utilizaba para colorear telas, ropa, hilos y lujosos tapices. A diferencia del lapislázuli, cuya rareza impulsó sus elevados precios, el añil puede cultivarse y producirse en muchas partes del mundo.

Pero al requerir grandes cantidades de mano de obra, su cultivo impulsó el comercio de esclavos durante varios siglos. El índigo sintético, desarrollado en 1880, sustituyó en gran medida al pigmento natural en 1913. Y es un color tan popular, que es el pigmento que tiñe tus vaqueros.

Azul de Prusia

Un accidente a la hora de obtener un pigmento rojo produjo un potente pigmento azul. Una contaminación con sangre animal provocó una reacción química improbable, que creó el compuesto ferrocianuro de hierro, conocido en alemán como Berliner Blau o, en inglés, como Prussian blue.

Muchos pintores, como Picasso, utilizaron el azul de Prusia en su paleta de colores. Sin embargo, el éxito del azul de Prusia está más ligado a uno de los primeros métodos para crear fotocopias (que reciben aún el nombre de “blue prints” en inglés).

En la medicina contemporánea, el azul de Prusia tiene un propósito muy diferente: se suministra en forma de píldora como antídoto contra el envenenamiento por metales pesados.

Un nuevo descubrimiento: YInMn

El azul de Prusia no es el único pigmento azul que se ha descubierto por accidente. En 2009, el químico Mas Subramanian y sus estudiantes de la Universidad Estatal de Oregón estaban investigando nuevos materiales para la fabricación de productos electrónicos.

Un estudiante de posgrado observó que una de sus muestras adquiría un color azul brillante al calentarse, a lo que Subramanian respondió: “La suerte favorece a la mente despierta”, una cita de Louis Pasteur.

Llamaron al color azul YInMn, por su composición química de itrio, indio y manganeso, y lanzaron el pigmento para su uso comercial en junio de 2016.

Duradero, seguro y fácil de producir, el color también tiene una propiedad refrigerante, por lo que podría utilizarse en la construcción de tejados ecológicos en el futuro. Por supuesto, Subramanian también envió muestras del pigmento a los artistas.

Por admin

error: Content is protected !!